Sacar a la ciencia de su torre de marfil

Hoy nos hacemos eco de este artículo, que hace énfasis en cómo la persistente crisis financiera no sólo ha causado una creciente desigualdad económica; también ha devenido en una creciente desigualdad en el acceso al conocimiento.

A medida que se profundiza en los diferentes campos, el escenario actual y futuro es de ámbitos cada vez más especializados. Por ello, se corre el riesgo de que vayan quedando cada vez más aislados entre sí, generándose silos de conocimiento entre los que no existe conexión.

atomo

Sin embargo, los retos que se avecinan requieren respuestas integrales, que agrupan a menudo muchos de esos distintos ámbitos, por lo que se hace imprescindible agilizar la comunicación entre los mismos, manteniendo una perspectiva global que permita afrontar los nuevos desafíos.

Esto se puede extrapolar a los distintos ámbitos sociales: el mundo académico continúa muy ensimismado en su burbuja, mientras que el económico y el político no terminan de enfocar sus contactos hacia la generación de respuestas eficaces. La comunicación entre los tres debe ser fluida, de manera que los avances científico-técnicos dejen de acumular polvo en las bibliotecas de las Universidades, y lleguen por fin a quienes están destinados a aplicarlos. Por no hablar de que se hace imprescindible involucrar al cuarto factor de la ecuación: la sociedad es demasiado a menudo mantenida al margen de la toma de decisiones, y la comunidad científica se ha rodeado de un cierto halo de elitismo, racaneando esfuerzos a la hora de comunicar sus avances al público general.

En Creando Redes estamos familiarizados con esta comunicación ausente o, con demasiada frecuencia, tan oxidada que se hace inútil. Pero además comprendemos la dificultad de que sea de otro modo: los distintos mundos han ido evolucionando tan de espaldas a los demás que, de hecho, hablan idiomas demasiado distintos. Por ello, nuestra vocación es la de aprender esos idiomas y facilitar que esa interconexión se haga efectiva. En definitiva, sacar a la ciencia, y al resto de agentes sociales, de su torre de marfil. Es la única forma de afrontar los retos que se avecinan. 

ENGLISH VERSION:

Today we share this article, which talks about how the persistent financial crisis is leading not only to a growing economic inequality, but also to a growing inequal access to knowledge.

As the different sience fields deepen, they are getting more specialized, thus becoming isolated from each other, creating knowledge silos between which there is no conection.

atomo

However, the challenges ahead require integral responses, gathering several of those fields and making essential the inter-communication, keeping a global perspective to face the new defiances.

This can be extrapolated to the different social fields: the academia is still in its own buble, while the economic and politic worlds don´t focus their contacts to get efficient answers. Communication between the three of them must be fluent, so that the scientific and technical improvements stop gathering dust in the libraries, and arrive to those who could apply them. And it is also crucial to involve the fourth factor in the ecuation: society is too often kept aside from the decision-making processes, and the scientific community surrounds itself of a certain elitism halo, not bothering on divulging their advances to the general audience.

We in Creando Redes are familiarized with this absent or too often oxidized communication. But we also understand how tough it is to happen otherwise: these worlds have evolved so apart from each other that they, in fact, speak different languages. That’s why we intend to learn them, and make that interconection effective. We try, in the end, to get science, and all the others social agents, out from their ivory towers. It is the only way to face the challenges to come. 

Anuncios

4 thoughts on “Sacar a la ciencia de su torre de marfil

    1. Es cierto que no somos el público más exigente con este tipo de contenido, sería necesario fomentar el interés por el mismo desde edades tempranas. Pero parece evidente que el supuesto objetivo de democratización del conocimiento que se presupone en el “ethos” científico no termina de cumplirse, si al final (incluso con los medios actuales) el acceso a los últimos avances en investigación está limitado a los pocos tan involucrados en ello como para dejarse una pequeña fortuna pagando por poder leer los artículos publicados, o las suscripciones a las revistas (no son muchos los intentos de divulgación en un registro más asequible para todos los públicos, aunque los hay).

      Lo que, a su vez, sería distinto si no se tratara de un mundo tan competitivo, competitividad derivada de la limitación de recursos destinados a investigación… Como ves, si se intenta señalar a un culpable seguramente se acabe señalando en todas direcciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s