¿Por qué mi empresa consigue más licitaciones que la tuya? El poder de la RE

Adrián Mohmed. Consultor en Creando Redes
Adrián Mohmed. Consultor en Creando Redes

Las licitaciones, mediante las cuales una empresa presta un servicio determinado a un ente público, suponen una fuente muy jugosa de contratos. En algunos casos, como la construcción de grandes infraestructuras, no sólo significan un contrato más o menos prolongado en el tiempo, o para un cliente relevante, sino que pueden traducirse en cifras de ingresos astronómicas. .

Como es evidente, el proceso está meticulosamente regulado, y quienes optan al concurso público deberán asegurarse de cumplir el pliego de condiciones definido por el contratante. Como indica su nombre, este documento define una serie de criterios que hay que cumplir, pero no es tan riguroso al precisar cómo cumplirlos. Este es el punto de partida para la competencia entre las distintas ofertas.

En un mundo globalizado como el actual, en el que la mayor parte de las cuestiones técnicas suelen estar bastante parejas, y las novedades, cuando las hay, son rápidamente igualadas por las compañías rivales, la competencia se centra, normalmente, en el precio de la oferta. Sin embargo, el aspecto ambiental queda la mayoría de las veces fuera de consideración.

¿Y si pudiera estar aquí la clave para llevarse el gato al agua?

En contratos de obra civil, minería, etcétera, el pliego de condiciones del proyecto incluye una Declaración de Impacto Ambiental, emitida por el órgano ambiental competente, y que es de obligado cumplimiento. Nuevamente especifica qué impactos se tendrán en cuenta pero no cómo corregirlos y, durante mucho tiempo, para un impacto considerado se ha venido aplicando una solución determinada, estándar, y que se daba por buena mientras lo mitigara o evitara (en el caso de las medidas correctoras), o bien lo compensara de algún modo.

Ese obligado cumplimiento ha ayudado a su concepción generalizada como barrera para la realización del proyecto y, quizá por esto mismo, algo que había que cuadrar después del resto del diseño, que quedaba así desconectado de su componente ambiental, dificultando su integración posterior.

talud_malla rota

A esta desconexión hay que sumar que, en no pocas ocasiones, los objetivos de la integración ambiental de las infraestructuras han sido poco más que estéticos. El resultado es que las aproximaciones convencionales frecuentemente llevan aparejadas algunas contrapartidas. Por destacar algunas:

  • Los condicionantes económicos o de espacio pueden llevar a generar acabados inestables, como ocurre al diseñar taludes rectilíneos con pendientes demasiado verticales que condicionan el establecimiento de la vegetación, y que incluso pueden derivar en problemas de seguridad por desprendimientos.
  • La elección de especies para las hidrosiembras o plantaciones a veces se ha basado en que fueran de crecimiento rápido; esto podía conllevar que no estuvieran adaptadas a las condiciones locales (climáticas, por ejemplo), o incluso que se tratara de especies exóticas que luego se dispersaran por el entorno.
  • Los costes de estas medidas de integración resultan elevados si tenemos en cuenta su baja eficacia, y pueden además conllevar otros costes, elevados y prolongados en el tiempo, asociados a su mantenimiento (riegos, nuevas plantaciones, limpieza de sedimentos…).

Los dos últimos puntos fueron especialmente patentes en un caso ocurrido en un país latinoamericano, en el que para revegetar los taludes de una autopista se eligieron especies herbáceas africanas especialmente resistentes y de rápido crecimiento y expansión. El resultado fue una expansión de estas especies a costa de las locales, y una necesidad cada vez mayor de mano de obra para segar periódicamente y evitar problemas de visibilidad o el riesgo de incendios en la vía.

¿Qué puede hacer la Restauración Ecológica para atajar estos problemas? La propuesta de base es muy sencilla: igual que nadie sigue el mismo tratamiento si le duele la cabeza o el estómago, ¿por qué aplicar la misma solución de integración ante condiciones de partida diferentes?

Contenido Relacionado: 5 principios para  alargar el final

La principal diferencia reside precisamente ahí: un análisis pormenorizado del entorno permite llevar a cabo un diagnóstico específico de los impactos que puede generar la actividad, que es clave para identificar los procesos que se verán bloqueados al tiempo que puede dar pistas sobre cómo evitarlo. Es más, la incorporación del componente ambiental desde la fase de diseño permite fijarse objetivos más ambiciosos, e incluso asociar valores adicionales a la infraestructura planteada (aumento de la biodiversidad, refugio de especies endémicas).

En definitiva, se trata de conocer mejor lo que hay para poder plantearse mejor lo que queremos que haya, garantizando mayores niveles de eficiencia y sostenibilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s