Restauración Ecológica en América Latina- IV Congreso SIACRE

ferDel 12 al 15 de abril de 2015 se celebró en Buenos Aires el IV Congreso de la Sociedad Iberoamericana y del Caribe de Restauración Ecológica (SIACRE) en la Universidad de Maimónides, dirigido por el Dr. Gustavo Zuleta. Al congreso asistieron más de 300 personas, de 21 países distintos.

Durante 3 días se vivió intensamente un debate multicultural sobre la situación actual de la restauración ecológica en América Latina y sobre los pasos a seguir en el futuro. Aquí recojo algunas ideas y visiones de ida y vuelta para ampliar nuestra perspectiva del mundo y de nuestra relación con los recursos naturales.

Una visión latinoaméricana

América Latina es un rico crisol de distintas culturas, de mezcla entre lo indígena y lo colonial, con una confusa colisión entre las raíces y lo denominado como “progreso”, en el que todos los países presentan dos cosas en común: la increíble diversidad de ecosistemas y la no menos increíble voluntad del ser humano por tumbarlos.

Y es que todos los países del centro y del cono sur de América presentan una economía muy fuertemente basada en el sector primario. Un sector que depende directamente del suelo y que tiene una lucha encarnizada por este recurso contra la propia naturaleza. Y, por desgracia, este último pierde por goleada.

Es muy llamativo que muchas de las intervenciones en este congreso muestran gráficos del avance de la deforestación y la colonización (cual Cristobal Colón) del hombre sobre la naturaleza, cada una en el ámbito de su país o ecorregión.

IMG_20150413_181955138_HDR

La agricultura y la ganadería son hoy en día las principales causas de la deforestación en cada país y en su sociedad. En las pausas para café, entre charla y charla, distintos asistentes al congreso se  sorprenden cuando les dices que en  España la situación es la contraria, que  el abandono del campo es aquí una    realidad tangible, y entre risas piden que les cedamos esos terrenos, ¡que a ellos les falta sitio!

Lo segundo que te llama la atención, cuando ves esos gráficos de la deforestación, es la rápida velocidad en que se ha producido. En los últimos 50 años han desaparecido sistemas naturales enteros a un ritmo escalofriante.

La explicación a este proceso es simple y así la mostró el economista Walter Pengue: plátanos de Costa Rica, ternera de Brasil, aceite de soja (el elemento clave para toda la producción de alimentos congelados) de Paraguay y Argentina…América Latina es el granero del “primer mundo”.

¿Somos entonces, en parte, responsables de la degradación de los ecosistemas naturales al otro lado del charco?. ¿Cuál es el poder de los consumidores a la hora de luchar directamente contra este proceso? En muchas ocasiones escuchamos un  : “bueno, es que no me voy a poner yo a restaurar ecosistemas, no?”. Y es cierto, pero hoy en día las cadenas de suministros son globales y esto es algo que no podemos perder de vista.

“La magnitud de los problemas que creamos es completamente asimétrica a la magnitud de las soluciones que damos”

Alejandro Brown –  Director de la Fundación Proyungas, Argentina

 Una visión interna

Desde mi visión personal, de restaurador de ecosistemas que habita a este lado del mundo, América Latina necesita restauración ecológica para recuperar los espacios que ya han sido degradados, sobre todo por la tala indiscriminada, la minería (legal e ilegal) o el boom urbanístico y de desarrollo de infraestructuras que han tenido algunos países.

IMG_20150413_184433936

Se trata al menos de enfocar de manera inteligente la recuperación de ecosistemas hipervaliosos, hotspots de biodiversidad sin cometer los errores que hemos cometido nosotros, los “países desarrollados”. Y ¡van por el buen camino! Varios países latinoaméricanos tienen un Plan Nacional de Restauración y otros tantos lo presentan como uno de los puntos clave de desarrollo en el corto-medio plazo.  Cosa que en España, nuestro gobierno no se lo plantea ni medio seriamente.

Pero, sin duda, lo que es realmente prioritario en América Latina es frenar los procesos de degradación y fomentar un uso sostenible de la tierra, generando modelos económicos que proporcionen un nivel de vida digno para las personas, sin que sea a costa de la naturaleza  sino de la mano de la misma.

 

Una visión hacia el futuro

Tras este breve viaje por las distintas visiones, quiero resaltar tres conclusiones principales del  congreso, que marcan las metas hacia el futuro y que voy a resumir brevemente:

  1. La gestión de la restauración debe realizarse de un modo social y participativo desde su concepción, buscando también la seguridad alimentaria y asegurando un nivel de vida digno.
  2.  Es necesario evaluar la eficacia de la restauración, adaptada a la escala temporal de su ecosistema.
  3.  Existe la necesidad de una base de datos gratuita, que sirva como “trayectoria de referencia” (en vez de ecosistema de referencia) y que pueda ser utilizada a escala local, de comunidad social. La restauración ya no es sólo ecológica, sino socioecológica.
  4. Como restauradores de ecosistemas, somos los primeros que debemos desarrollar una visión holística, a escala planetaria, a escala de especie humana, pero sustentada por algo muy pequeño: la realidad local.

“Preocupa escuchar en este congreso que tenemos que integrar lo social y lo económico en la restauración, cuando es al revés. Es la restauración la que debe integrarse en la realidad.”

Elena Abraham-  Directora Instituto Argentino de Investigaciones en Zonas Áridas

Anuncios

One thought on “Restauración Ecológica en América Latina- IV Congreso SIACRE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s