Midiendo el éxito en restauración de ecosistemas

Volvemos a la carga transfiriendo conocimiento y hoy nos dedicamos a cómo medimos el éxito en las acciones de restauración de ecosistemas.

El pasado diciembre, dedicamos en nuestro Foro de Restauración Ecológica una sesión a desenredar este tema de la evaluación del éxito en las restauraciones mineras. En ella, los participantes consensuaron los mejores indicadores a la hora de evaluar el éxito en la restauración de minas.

A pesar de que esta sesión nos permitió avanzar algunos pasos en este ‘micromundo’ de los espacios mineros, el desarrollo de indicadores de éxito en restauración a escala global es aún terreno pantanoso para la mayoría de los agentes sociales implicados en estos proyectos.

La justificación del éxito de las acciones de restauración es clave para incorporarla como una herramienta útil en las políticas ambientales

A pesar de su juventud, la restauración de ecosistemas es una disciplina el auge que está siendo incorporada en las estrategias de gestión de los recursos naturales a escala nacional e internacional. Sin embargo, desde la comunidad científica se enfatiza en la falta de objetivos claros a la hora de restaurar y la ausencia alarmante de indicadores de éxito.

Hobbs y Norton en 1996 propusieron un marco conceptual sobre cómo desarrollar proyectos de restauración y cómo medir el éxito desde una perspectiva puramente ecológica. Un  poco después, Higgs (1997) ampliaba este marco resaltando la necesidad de incorporar indicadores de éxito desde el punto de vista socioeconómico e implicar directamente a la población en el desarrollo de los objetivos y acciones de restauración de un espacio degradado.

 

circulos

En el centro de la restauración ecológica está la persecución de la “fidelidad” en la restauración del ecosistema (recuperar la estructura y la función del ecosistema así como la capacidad de autoregenerarse tras nuevas perturbaciones). A este contexto se van añadiendo capas sucesivas que permitan expandir el alcance de la restauración al ámbito económico y social. Adaptado de Higgs 1997.

Desde entonces se han publicado nuevos trabajos sobre la importancia de incluir valoraciones de tipo económico y social sobre el impacto positivo de las acciones de restauración de ecosistemas. ‘ sigue sin estar claro cómo se mide el éxito y cómo estos indicadores se incorporan en la práctica en los proyectos desarrollados por distintos actores locales.

Wortley y colaboradores revisaron en 2013 el estado de las medidas de éxito en restauración ecológica y estas fueron sus principales resultados:

  • De un total de 301 estudios revisados (1984 – 2012), el 74% incluyeron un referente hacia el que orientar las acciones de restauración y usar como control para medir el éxito
  • Sólo un 6% de los estudios incluyeron indicadores de éxito socioeconómicos y sólo el 1% incluyeron simultáneamente indicadores de tipo ecológico, económico y social

 

indicadores

Adptado de Wortley et al.

 

  • Los principales indicadores económicos evaluados fueron costes de ejecución, retorno económico y puestos de trabajo creados
  • Entre los indicadores sociológicos sólo 6 estudios incluyeron la participación como un indicador de éxito
  • La evaluación del éxito a través de procesos ecológicos se centró en (por orden de importancia):
    • Reciclado de nutrientes
    • Estructura del suelo
    • Interacciones biológicas como medida de recuperación del ecosistema
    • Fijación de carbono en el suelo
    • Servicios de polinización

A la luz de estos resultados los autores concluyeron que:

  • La selección de un referente es crítico a la hora de definir el éxito de las acciones de restauración.

No tiene sentido hablar por tanto de indicadores de éxito en sentido amplio y es necesario disponer de un referente para establecer los valores de referencia para los procesos ecológicos o los atributos del ecosistema (cobertura, estructura de la vegetación) que se deseen usar.

  • Las medidas de abundancia y riqueza pueden ser un buen indicador de éxito pero su evolución debe monitorizarse en el tiempo y debe ser comparada con los lugares de referencia

La diversidad y abundancia de especies es un indicador sensible a corto plazo. Sin embargo la restauración de ecosistemas objetivo implica que la composición y abundancia de las comunidades se mantenga de manera dinámica en el tiempo.

  • Los procesos ecológicos tardan más tiempo en recuperarse pero son un verdadero indicador de éxito

Los procesos ecológicos son los responsables de que las funciones y los servicios que proporcionan los ecosistemas se mantengan a largo plazo.

  • La evaluación del éxito en términos económicos y sociales en restauración de ecosistemas es aún una asignatura pendiente

La mayoría de los estudios hacen una pre-evaluación de los servicios ecosistémicos recuperados con las acciones de restauración pero no existe una evaluación posterior en términos económicos.

Asimismo, los beneficios sociales de la restauración de ecosistemas se evalúan mediante estudios de contingencia, evaluación de costes de oportunidad o de la disposición de la población a participar en programas de restauración de ecosistemas. La implicación de las comunidades y el retorno real que obtienen de los proyectos de restauración sigue sin incluirse de manera explícita.

Si te ha interesado este tema y quieres saber más sobre él, te dejamos este artículo de Katharine Suding.

 

Imagen destacada geralt
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s